Select Page

En los últimos años, uno de los mayores desafíos que enfrenta la industria del petróleo y el gas ha sido un exceso de oferta. Si bien los consumidores disfrutan las reducciones de precios que provienen del exceso de oferta, a los productores no les favorece contar un exceso en sus manos. Entre 2018 y principios de 2019, los precios del petróleo se han recuperado. Sin embargo, hay nuevos desafíos a futuro.

La demanda de petróleo y gas ha subido recientemente, pero la producción se ha mantenido bastante estable. Muchos proyectos diseñados para aumentar la oferta se han dejado de lado por una u otra razón. Algunos analistas están empezando a preocuparse porque para el 2019, la demanda de productos de petróleo y gas podría superar la oferta. No ha habido descubrimientos significativos recientes de petróleo y gas en todo el mundo. Entonces, aunque por el momento el mercado es saludable, los involucrados en todos los sectores de la industria se han preocupado por lo que depara el futuro.

Por supuesto, es de esperar que haya volatilidad en el sector. Es posible que la nueva demanda haya sido impulsada por consumidores que aprovechaban los bajos precios y decidieron que tenían más para gastar en petróleo y gas. Los mercados son como un baile en el que los pasos son impredecibles y en ellos nada está definido; siempre actúan en respuesta al movimiento de la pareja. Afortunadamente, la industria del petróleo y el gas puede responder y reaccionar eficazmente a la nueva demanda.

El reequilibrio de la industria se debe, en parte, a la reducción de la oferta de la OPEP después de una decisión tomada en noviembre de 2017. Hoy, los productores tienen que tomar una serie de decisiones difíciles en lo que respecta al suministro. Actualmente hay una saludable demanda de productos de petróleo y gas. Sin embargo, la industria automotriz y otras se están volcando hacia formas alternativas de energía. Los gobiernos están creando incentivos para ello. Por lo tanto, los productores han sido cautelosos de extraer demasiado para el mercado.

2019 ha demostrado a todos que todavía hay una demanda más que saludable de productos de petróleo y gas. A medida que los precios suben, los productores deben tener en cuenta los desafíos a largo plazo que enfrenta el sector de los combustibles fósiles. Es recomendable seguir comprometido con las medidas de reducción de costos que han aumentado la eficiencia. Cuando el mercado es bueno, puede haber una tendencia al aumento progresivo del gasto. Es importante limitar eso. La inversión en investigación y desarrollo de nuevas tecnologías y energías renovables es una mejor alternativa de gasto.